sábado, 20 de enero de 2018

Reseña: El príncipe roto (Los Royal #2)

Título: El príncipe roto

Autor/a: Erin Watt 
Serie/Saga:  Royal - Volumen 2
Género: New adult
Editorial: Oz Editorial
Páginas: 288
Sinopsis:
Secretos. Traición. Enemigos.
El mundo de los Royal se viene abajo
Reed Royal lo tiene todo: es guapo, está forrado y es popular. Las chicas hacen cola para salir con él, y los chicos sueñan con ser él. Pero a Reed solo le importa su familia… hasta que Ella Harper llega a su vida.
El odio que siente hacia la joven se convertirá en un sentimiento completamente distinto… Reed quiere a Ella. La necesita. Sin embargo, un estúpido error hará que todo su mundo se desmorone. Ella no quiere estar con Reed. Dice que se destruirán el uno al otro. Y tal vez tenga razón…
SI REED QUIERE RECUPERAR A SU PRINCESA, TENDRÁ QUE DEMOSTRAR QUE ES DIGNO DE ELLA


La princesa de papel || El príncipe roto || El palacio malvado || El heredero caído

Hoy tenemos a una invitada especial 🙊 Noelia (Noe para los amigos) se ha pasado por el blog y nos ha dejado este regalito... 

¡OJO! ¡CONTIENE SPOILERS DEL PRIMER LIBRO!

Hoy quiero hablaros del libro El príncipe roto, segunda parte de la saga Los Royal, que comenzó con el libro La princesa de papel. Acostumbrada a que los libros me duren de una a dos semanas este libro me duró entre un suspiro y menos y, entre lo relativamente corto que es y lo picada que me dejó el final de La princesa de papel no podía esperar a asistir al reencuentro de Ella con Reed.

Después del cambio radical que sufre la vida de Ella en el primer libro nuestra historia comienza con la huida de nuestra protagonista, intentando poner la mayor distancia entre ella y su novio, y hermanastro, Reed. Y es que el chico la ha liado pero bien, o eso parece a los ojos de Ella después de haber encontrado a su novio en la cama con la expareja de Callum Royal completamente desnuda. Para empezar, el comienzo del libro ya es una sorpresa para mí porque, a diferencia de en La princesa de papel en el que solo nos ponemos en la piel de Ella, Reed comienza contándonos lo que realmente pasó la noche que encontró a Brooke en su dormitorio y que provocó la posterior huida de Ella.

Sin ella en la enorme mansión de los Royal volvemos a asistir al lento derrumbamiento de la relación de los cinco hermanos. Reed está desesperado por encontrar a Ella, tanto como para darle una oportunidad a su padre y confiar en él para que encuentre a la desaparecida Ella. Pero cuando Ella vuelve nada es igual, no está dispuesta a volver junto a Reed y, por supuesto, ya no se cree sus “mentiras”. Este hecho romperá a Reed, al que lo único que le importa ahora es recuperar a Ella y hará todo lo posible para conseguirlo. 

Ahora, con respecto a lo que el libro en sí me ha parecido, esta segunda parte me ha impresionado bastante y, sin duda, me ha gustado mucho más que la primera. Es una historia que, durante lo que me duró, no me permitió cerrar la boca (si es que no se había solucionado un problema y comenzaba otro). Es cierto que es no es una novela súper innovadora, está llena de clichés pero es que es un culebrón como pocos me he encontrado y, la forma en la que las autoras te presentan los problemas para mí, que soy una cotilla profesional, lo hacen un libro demasiado adictivo y casi perfecto para pasar el rato. 

Una de las cosas que más me ha gustado de este libro es que esté contado tanto por Ella como por Reed, sobre todo por este personaje, ya que había muchas de sus actitudes que no entendía en el primer libro (y por eso yo creo que no llegó a gustarme tanto como este) y este hecho me permitía poder llegar a entenderlas (eso no quiere decir que exculpe a Reed de actitudes suyas del primer libro). Quizá por sacarle alguna pega y explicar así el por qué de la nota es que había algunas escenas un tanto surrealistas y otras tanto un poco previsibles. Y mi Easton… o Dios mío, mi Easton, amo a ese personaje y estoy deseando leer su libro, la cuarta parte de esta saga, titulado El heredero caído.

Y, por último pero no menos importante, madre mía pedazo de final, pedazo de frase de Callum que hizo que la mandíbula se me cayera a los pies. Y no solo “ese detallito” del final, sino lo que ocurre un par de páginas antes (l@s que lo habéis leído sabéis a que me refiero) es como “oh, madre mía, esto no hay Dios que lo solucione”.

Sin embargo, si tanto me ha gustado esta segunda parte de los Royal ¿por qué no me he decidido aún a leer la tercera parte de este culebrón? Pues, sinceramente, cuando salió me pilló con Cuidado. No mires atrás, de Jennifer L. Armentrout, (buenísimo, tenéis que leerlo) y luego se cruzó en mi camino Acotar, después Acomaf y claro, no podía dejar descolgado a Acowar, pobrecillo. Total, que entre una cosa y otra, empezaron las clases y empecé a oír que la tercera parte había decepcionado mucho, así que se me bajo por completo el hype. Pero no dudéis de que en algún momento de este mismo año me haré con él y lo leeré para poder contaros cómo termina el final de la primera historia de amor de estos hermanos tan peculiares.




Siguiente libro:

El palacio malvado

1 comentarios:

  1. Me alegro de que te gustara, yo no creo que llegue a leer esta saga, no me llama mucho la atención :)

    ResponderEliminar