lunes, 24 de septiembre de 2018

Reseña: El palacio malvado (Los Royal #3)

Título: El palacio malvado
Autora: Erin Watt
Serie/Saga: Los Royal
Género: Young adult, romántica
Editorial: Oz 
Páginas: 336
Sinopsis: La joven Ella Harper ha sido la última en llegar al palacio de la familia Royal y, aunque los cinco hijos de Callum Royal intentaron hacerle la vida imposible, finalmente se ha hecho un hueco y ahora es la pareja de uno de ellos, Reed. Todo cambia cuando Brooke, la prometida de Callum, muere asesinada y todos los indicios apuntan a Reed. Además, las preocupaciones de Ella no acaban ahí: su padre, supuestamente fallecido, está vivo, y la quiere fuera de la mansión de los Royal. Ella tendrá que descubrir al verdadero asesino si quiere salvar a Reed de la pena de muerte.


La princesa de papel | El príncipe roto | El palacio malvado | El heredero caído | El reino destrozado


Bueno, bueno, bueno, parece que ha sido necesario encontrarme muerta del aburrimiento en mitad de un vuelo para decidir reencontrarme con los Royal. Y, en realidad, no sé por qué he tardado tanto en empezar esta tercera parte ya que los anteriores libros me gustaron mucho y el final de “El príncipe roto” me dejó con toda la intriga. 

Sin embargo, ahora que lo he terminado, puede que no fuera el momento idóneo para leerlo o quizá fuera que “El príncipe roto” había dejado las expectativas muy altas. Sea como fuere “El palacio malvado” me ha decepcionado. Mucho.


Para centrarnos, “El palacio malvado” comienza justo después de “El príncipe roto”. Y el principio promete, de verdad. Te encuentras de golpe con la vuelta de Steve de entre los muertos y la detención de Reed por el asesinato de Brooke. Pero, a partir de aquí, se repiten constantemente durante todo el libro tres ideas principales: la acusación de Reed por el asesinato de Brooke, la recién descubierta paternidad de Steve y cómo se va a enfrentar a ella, y la virginidad de Ella. Y, con todo el salseo que venía habiendo en los anteriores libros, “El palacio malvado” se me queda corto con la repetición de estos tres temas constantemente. Y parecía que la cosa podía mejorar cuando, ante todas las pruebas (insustanciales, desde mi punto de vista) acusatorias contra Reed, Ella decide poner en práctica sus dotes detectivescas, dotes de las que nos queda claro que carece cuando no pasa de poner en un folio el nombre de Dinah. 

Además, todos los hermanos Royal (entre los que incluyo a Ella y de los que en este libro excluyo a Gideon, que brilla por su ausencia), me han parecido completamente inmaduros, sin ningún tipo de desarrollo en su personalidad. Callum, por ejemplo, me ha parecido un pegote durante toda la historia, que estaba ahí por estar, y Steve, que es completamente nuevo para nosotros, es un personaje al que se le cala desde la primera página y que me ha resultado especialmente desagradable por su actitud ante su nueva paternidad, su capacidad de manipulación, sus decisiones (no solo con respecto a Ella, sino con respecto a todo), su comportamiento en su matrimonio con Dinah… Sinceramente, llegó un punto que parecía que el único personaje que se iba a salvar de mi criba personal era Dinah. 

Y esa sensación de que no está ocurriendo nada durante todo el libro sigue hasta que te condensan al final toda la “acción” (si a lo que ocurre se le puede llamar acción), y me temo que “El palacio malvado”, con ese final que se ve venir de lejos, me ha transmitido esa sensación, y no me gusta nada. 

Resumiendo, por si no ha quedado clara mi opinión, “El palacio malvado” ha hecho que esta saga me haya decepcionado mucho y me da mucha rabia porque quiero leer “El heredero caído” y “El reino destrozado”, cuarta y quinta parte de los Royal, y no dejar sin finalizar la saga. Pero ahora mismo no sé cuando me decidiré a leerlo, o si realmente lo haré, ya que prefiero dedicar tiempo a otros libros a los que les tengo muchas más ganas. 





Siguiente libro:

El heredero