jueves, 15 de marzo de 2018

Reseña: Working Girl. Una semana para enamorarte


Título: Working Girl. Una semana para enamorarte
Autor: Shana Gray 
Género: Romántico, Contemporáneo
Editorial: Titania (Urano)
Páginas: 288
Sinopsis: Siete días para enamorarte. ¿Quién será el hombre de la semana?
Tess Canyon tiene un objetivo claro: limpiar el nombre de su padre y vengar su muerte tras haber sido acusado de malversación de fondos en Diamond Enterprises. Y ahora se le presenta la oportunidad. Hay una vacante al puesto de secretaria de dirección y ella es una de las candidatas. Tess está decidida a superar la entrevista de trabajo… Aunque ésta dure una semana entera y deba enfrentarse a una serie de pruebas complicadas para demostrar su valía. Cada día conocerá a uno de los directivos de la compañía:

Señor Lunes.
Señor Martes.
Señor Miércoles.
Señor Jueves.
Señor Viernes.
Señor Sábado.
Señor Domingo.

No será una semana fácil y las decisiones pueden ser complicadas, sobre todo cuando la atracción está presente y Míster Lunes se convierte en una distracción tan sexi. ¿Tomará Tess la decisión correcta? Y lo más importante, ¿será capaz de llevar a cabo sus planes de venganza?


La verdad, antes de nada tengo que decir que este libro no lo empecé con muchas expectativas. La sinopsis me recordaba bastante a Calendar Girl con la diferencia de que, en vez de 12 meses, la historia de amor se desarrolla únicamente en una única semana.

La historia está contada en primera persona por nuestra protagonista, Tess Canyon, que ha decidido vengarse de la empresa que despidió hace años a su padre y le destrozó la vida a su familia. Tess se presenta al puesto de secretaria con la intención de dinamitar la empresa desde dentro así que acepta enfrentarse a siete pruebas durante los siete días de la semana. Así, cada mañana el Señor Lunes la recoge en su apartamento con un café traído en helicóptero desde Costa Rica (y yo siendo una cutre que se conforma con un café con leche) y la lleva en limusina hasta la empresa, donde Tess debe trabajar para un director diferente cada día, al cual se tendrá que dirigir como Señor y el día de la semana en el que nos encontremos. Estos hombres, según Tess, son dioses hechos carne y, al parecer, los únicos que pueden dirigir la empresa ya que las mujeres brillan en esta novela por su ausencia.

Ahora bien, cuando empecé a leer esta novela y me encontré con la venganza como idea principal pensé que lo había prejuzgado y que de verdad me iba a sorprender. Sin embargo, al final la autora me ha decepcionado recurriendo a esta idea únicamente al final libro y de una forma tan previsible… cuando realmente es un tema al que se le podía haber sacado mucho más jugo durante las casi 300 paginas. También tengo que comentar que hay ciertas conversaciones absurdas  y completamente irrelevantes y, no solo eso, sino que además te introduce párrafos que te hacen desconectar completamente de la conversación y que te hacen olvidarte del tema que se estaba tratando. Por no hablar de que la protagonista está tan normal y de pronto se ha enamorado hasta las trancas de uno de estos “magníficos” hombres y ya no puede vivir sin él y, por supuesto, sabe perfectamente como se siente y qué es lo que le pasa porque le conoce desde hace… ¿cuánto exactamente? ¿doce minutos, una sonrisa y un cruce de miradas?.

Por último también me gustaría comentar que, a pesar de que me encanta que los autores hagan referencia a otras novelas, si vas a hacer una referencia a Alicia en el País de las Maravillas, utiliza algo más que simplemente la madriguera del conejo (y digo hacer referencia, no copiar descaradamente un helicóptero, bondage y corbata gris ¿veis por donde voy?). Y ya las perlas machistas que suelta la protagonista de vez en cuando creo que sobra comentarlas.

Sinceramente, me da rabia que Working Girl haya roto mi racha de buenísimas lecturas de 2018 y solo puedo deciros que si queréis leer una novela para desconectar podéis hacerlo con Working Girl pero, sin duda, para mí ha pasado sin pena ni gloria y no voy a recordarla como una buena lectura, ni siquiera como una lectura divertida, solo puedo decir que ha sido “entretenida”.

2.5/5

viernes, 2 de marzo de 2018

Reseña: Acero bajo la piel (Hombres de acero #2)

Título: Acero bajo la piel
Autora: María José Tirado
Serie/Saga: Hombres de acero #2
Género: Romántica, Contemporánea
Editorial: Titania (Urano)
Páginas: 320
SinopsisSean Redcloud es mitad sioux mitad cherokee, la fiereza de las razas que recorren sus venas unidas a su entrenamiento militar le han convertido en un hombre capaz de enfrentarse a cualquier cosa. Su fama de rudo y eficaz es bien merecida, como su apodo dentro del comando Alfa del Team Six de los SEALs que lidera, Gran Oso. Sean ha demostrado su valía en las situaciones más peligrosas, ha recorrido desiertos, ha atravesado océanos y no tiene miedo a nada, excepto a una cosa. A volver a encontrarse con los ojos azules de la única mujer a la que ha amado en toda su vida, su exmujer, Nicole Howard-Redcloud. La joven pelirroja, estudiante de farmacia, que le robó el corazón en un bar cuando recién comenzaba a alcanzar su sueño en la marina. 
Han pasado casi cuatro años desde la última vez que la vio, cuando una llamada telefónica le advierte de que Jeff Howard, el padre de Nicole, se encuentra al borde de la muerte. Su sentido de la responsabilidad le dice que debe acudir a su lado y acompañarla en ese duro momento, aunque esto suponga exponer su corazón desnudo y correr el riesgo de que las viejas heridas vuelvan a abrirse. 
Muy pronto descubrirá que Nicole no le ha perdonado, en absoluto. Pero también que puede correr un grave peligro ya que las lesiones de Jeff parecen deberse a un atentado. 
Entonces sabrá que es el único capaz de protegerla y pese a la resistencia y rencor que Nicole siente aún hacia él se encargará de ello, del único modo que sabe hacerlo, al modo SEAL.


Corazones de acero || Acero bajo la piel || ?

Corazones de acero fue un libro que me encantó y después de saber que iban a publicar una segunda parte con otros protagonistas no tuve ninguna duda en que lo quería leer. Pero una cosa llevó a la otra, y al final lo leí súper tarde, pero lo leí y lo que es más importante, me ha gustado mucho.

Esta es una serie, así que este segundo libro tiene unos protagonistas distintos que el primer libro. Nuestra protagonista se llama Nicole, y es una chica fuerte, luchadora y que sabe lo que quiere. Tuvimos una pincelada del protagonista masculino en la primera novela, le llamaban Gran Oso, pero nosotros le llamaremos Sean. Una de las cosas que me ha gustado de este libro es que, como el protagonista es mitad sioux mitad cherokee se podría decir que he aprendido algo de cultura :) 

Al principió me sorprendí, pues la forma de narrar esta historia es diferente a lo que estoy acostumbrada. No nos cuentan la historia de dos personajes que se tienen que conocer y poco a poco surge el amor, etc. Sino que esta historia pasa directamente al nudo, cuando los personajes ya han discutido y están separados. Obviamente nos enseñan unos flashbacks para enterarnos bien de la historia, pero al recurrir a este estilo de narración no he sentido en ningún momento que haya un enamoramiento super acelerado porque como digo, los protagonistas ya se habían enamorado y separado anteriormente. 

El problema viene que ahora, aunque ellos están separados y supuestamente la chica le odia y no quiere saber nada de él, el destino vuelve a juntarlos y por seguridad se les obliga a pasar juntos más tiempo del que a ella le gustaría y, como dice el dicho, donde hubo fuego, cenizas quedan.
Además, Sean sigue enamorado de ella y aunque está convencido de que en ese momento tomó la decisión correcta, ahora tiene una continua lucha interna y no sabe si lanzarse a por ella (otra vez) o dejar las cosas como están. Ella también tendrá que luchar contra sus instintos, puesto que él es el hombre que le rompió el corazón en el peor momento posible y, aún así, es muy posible que siga enamorada de él.

Como digo hay una situación de peligro, al padre de Nicole le han atacado y es posible que ahora ella esté en peligro. Por eso, Sean, un Seal preparado para cualquier cosa, se encargará de protegerla hasta que el caso se resuelva. Es un libro romántico, obviamente, pero eso no quita que tenga sus momentos graciosos y de acción. Y aunque la mayor parte de la acción parece estar reservada para el final del libro, hay pequeñas escenas a lo largo de la novela que te mantienen en vilo.

El final de este libro es justamente lo que ha logrado sorprenderme. Sinceramente, a medida que iba leyendo el libro pensé que lo iba a saber todo... había cosas que se veían venir (aunque si esas cosas están bien desarrolladas no suele importarme), pero llegó un momento al final que sencillamente me dejó con la boca abierta.

Este libro lo leí en nada, menos de un día, y eso es una clara observación de lo que me enganchó. Me gustó, lo disfruté, incluso se me salió alguna lagrimilla en algún momento. Consiguió cautivarme y emocionarme y justamente por estas cosas lo recomiendo :)