domingo, 10 de febrero de 2019

Reseña: Máscaras

Título: Máscaras
Autor:  Amy Harmon
Género: Young adult
Editorial: kiwi
Páginas: 304
Sinopsis: Una versión moderna del clásico La bella y la bestia. El joven Ambrose Young lo tiene todo: éxito, popularidad, inteligencia y belleza. Es demasiado perfecto para alguien como Fern Taylor, una chica tímida y soñadora, y ella lo sabe. Pero las cosas pueden cambiar en un abrir y cerrar de ojos. El chico y sus cuatro amigos se marchan a la guerra de Irak para servir a su país tras los atentados del 11S. Solo Ambrose regresa vivo, pero totalmente desfigurado y con el alma profundamente herida. ¿Seguirá amándolo Fern ahora que Ambrose ha perdido su belleza? ¿Podrá sanar sus heridas y devolverle la confianza y la seguridad que tanto necesita?


Bueno, antes de comenzar a dar mi opinión quiero dejar clara mi postura hacia el libro: pedazo de libro, me ha encantado. En realidad, Máscaras es un retelling de la Bella y la Bestia pero, sinceramente, las dos historias en lo único en lo que se parecen es en que a la chica le gusta leer y el protagonista masculino es grande y poco agraciado después de sufrir un accidente. 

El libro comienza presentándonos a Fern (no muy agraciada y un poco/bastante tímida), y está pillada de Ambrose, que es el guaperas de clase, básicamente. Nosotros les conocemos cuando aún se encuentran en el instituto y vamos a seguirlos a lo largo de los siguientes meses, con pequeños flashbacks al pasado en momentos concretos.

Nuestros protagonistas al principio no tienen mucha relación, pero Fern entra en la vida de Ambrose cuando esta comienza a mandarle cartas de amor por un asunto en el que ella, sin comerlo ni beberlo, se ve envuelta (y, evidentemente, no os lo voy a contar). Aquí comenzamos a ver un lado muy dulce de ambos protagonistas y hacen que comiences, poco a poco, a enamorarte de ellos.

Sin embargo, cuando Fern y Ambrose se gradúan, este decide marcharse a Irak como soldado. Los meses pasan y cuando Ambrose por fin vuelve ya no es el mismo, no solo porque haya sufrido un accidente que le haya desfigurado la cara, si no porque vuelve roto por dentro.

Desde aquí vemos como Fern se centra en sacarle una sonrisa, enseñarle que él no ha cambiado y que sigue siendo el mismo que se fue y, sobre todo, que no tiene la culpa de lo que haya pasado en Irak.
Los dos son protagonistas llenos de dolor y con muy poca confianza en si mismos y, cuando te presentan sus inseguridades, hacen que te veas reflejado en algunas de ellas. La historia de Fern y Ambrose te envuelve por completo y no solo por ellos, también por Jesse, Paulie, Grant y Beans, amigos de Ambrose, y Rita, la mejor amiga de Fern, que a mi personalmente no me ha gustado nada por su actitud hacia Fern en algunos momentos.

Mención especial se merece por mi parte Bailey, porque es el personaje que realmente me ha hecho amar la historia. Bailey es el primo de Fern y está enfermo. Pero su forma de enfrentar la vida, de afrontar su situación y hacer frente a la enfermedad, te hace replantearte muchas cosas.

La verdad es que es un libro que si tuviera que definirlo en una palabra sería inocente. Es un tipo de libro que llevaba mucho tiempo sin leer, con una historia muy sencilla, pero con un mensaje muy claro, lleno de sentimientos. Y ha habido escenas que me han roto tanto que no podía evitar llorar, y eso para mí significa mucho. Es un libro en el que continuamente marcaba frases y párrafos que me gustaban y que, al final, me ha marcado como no esperaba que lo hiciera.








1 comentarios: